20.9.13

Silencio y ruido.

Y mientras la mente de la joven divagaba entre pensamientos presentes y los de dos minutos más allá, las horas pasaban lentas en su reloj de pared. Suspiró. Se movió. Caminó. Volvió a suspirar. Era un ciclo repetitivo y monótono del que se veía presa cada poco, pero que al menos le ayudaba a aliviar toda la tensión acumulada. Imitando a su yo pasado tomó el formulario a rellenar entre sus manos y lo miró fijamente, como si quisiese batirse en un duelo de miradas del que no tenía demasiada certeza si iba a salir vencedora. Repitió todos y cada uno de los gestos hasta que la punta del bolígrafo tomó contacto con las hebras de papel. El Descríbase a sí misma danzaba delante de sus ojos burlándose de ella, pero esta vez no lo consintió.
Esta vez no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nulla dies sine linea. Con la tecnología de Blogger.
(still) © , All Rights Reserved. BLOG DESIGN BY Sadaf F K.