30.10.13

13:17

Cuando mis pensamientos se volvieron tan altos
que ni siquiera podía oírme a mí misma
se me había acabado la última gota de esperanza
que había depositado en mi persona.
Porque qué más da
si se me escurre el tiempo entre las manos;
mientras tú estés conmigo
no le tengo miedo a nada
-¿o sí?-.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nulla dies sine linea. Con la tecnología de Blogger.
(still) © , All Rights Reserved. BLOG DESIGN BY Sadaf F K.