27.10.13

Las no-ventajas del no-crecer.

Hablamos del "quedarnos así para siempre", del síndrome de los catorce, quince y dieciséis infinitos, pero ¿quién se ha percatado de que Peter Pan nunca fue a un concierto, ni fumó un cigarrillo viendo cómo los cristales quedaban empañados con la tristeza de las nubes -o lluvia-, ni compró una botella de vodka en la que ahogar sus penas como bolsitas de té llenas de ilusiones ahora deshechas?
Y todo el mundo quiere permanecer joven, pero nadie ve las no-ventajas del no-crecer y aquellos que dicen que sí a la adolescencia infinita nunca han experimentado la necesidad de pasar una noche a solas entre los brazos de la luna.

2 comentarios:

  1. Pobrecito Peter Pan, que nunca podrá silbarle a Santi Blames en 1999...

    ResponderEliminar
  2. Ni aplaudir a nuestro Amante Guisante...

    ResponderEliminar

Nulla dies sine linea. Con la tecnología de Blogger.
(still) © , All Rights Reserved. BLOG DESIGN BY Sadaf F K.