25.11.13

Perennes.

Se me desordenan los versos interiores
cada vez que ríes como si hubiera esperanza en la historia
y me tapas los ojos
mientras susurras:
eres eterna.

Ambos sabemos
que es solo una falsa mentira
-de la paradoja que contiene
la mentira propiamente falsa-
para evitar el dramatismo
que supondría mencionar
lo eternamente efímera que me he vuelto;
y que por mucho que pugne contra mí misma
las huellas de tus manos
no permanecerán en mi piel
más de dos horas seguidas.

Y ojalá, ojalá fuesen perennes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nulla dies sine linea. Con la tecnología de Blogger.
(still) © , All Rights Reserved. BLOG DESIGN BY Sadaf F K.