29.12.13

La chica planetaria.

Bajo el vuelo de su falda
escondía a Júpiter y Saturno;
fumaba por los pulmones
y sonreía de costado.

Su vida era como aquel mapa arrugado
ante el que su abuela había bailado claqué horas atrás
para seguidamente trazar líneas ilusorias
sobre todo aquel lugar al que un día aspirase a llegar
con ayuda de sus expectativas
-de las que murió al saltar
con tanto ímpetu desde lo más alto-.

Soñaba con ser la chica-planetaria
y que los lunares de su chico-satélite
girasen en órbita de ocho nanosegundos por milímetro de piel;

pero qué hacer con tantos sueños rotos
guardados en botellas de cristal doble.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nulla dies sine linea. Con la tecnología de Blogger.
(still) © , All Rights Reserved. BLOG DESIGN BY Sadaf F K.