13.1.14

Poeta.

Ella era la más inteligente
la más estúpida
la más valiente
la más cobarde.


Era éxtasis de café solo
y amaneceres ahogados en niebla
desdobles de papel mojado
o suspiros a contratiempo.

Planetaria
huracanada
soñadora irrevocablemente muerta:
la locura era su estado mental preferido.

El soldado más honorable
de todas las batallas libradas en su interior;
la chica que sonreía a la luna,
el diminutivo de "dolor".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nulla dies sine linea. Con la tecnología de Blogger.
(still) © , All Rights Reserved. BLOG DESIGN BY Sadaf F K.