2.1.14

Parisinos.

Siempre nos había imaginado en alguna calle de París, a la deriva entre los sueños e ilusiones de almas completamente ajenas a nuestra historia, esperando entre miradas cómplices a que los minutos se evaporasen para que al llegar la noche nuestros labios pudiesen luchar a mordiscos por la posesión del otro. Luego, emulando a Oniria e Insomnia y cambiando los roles sin mediar palabra, yo permanecía despierta hasta que el amanecer volvía a enredar mis pestañas y tú te veías presa de un profundo sueño que nunca te liberaba antes de las dos de la tarde. En aquella vida, una Polaroid era mi incesante compañera de viajes con la que llenábamos nuestra pared de recuerdos como dos pseudo-bohemios enamorados. Y en aquella vida yo ni siquiera tenía la más ínfima de las preocupaciones; es más, carecía de todas ellas. 

Lástima que mi sueño idealizado se quedase en solo eso, un sueño. Porque la realidad es que treinta y un kilómetros de distancia hacían que nuestro amor fuese uno de aquellos amores de autobús en los que el sábado hace sentir vivos a ambos. Al menos, durante aquellos sábados podía llenarme de ti lo suficiente como para llegar a casa entrada la noche con tu olor impregnado en mis jerséis de punto.

4 comentarios:

  1. Realmente está muy bien escrito, he leído casi todo de tu blog, y en mi opinión no te falta la expresión, se te da muy bien, pero ha habido veces que hablabas de un tema, pero no se sabía exactamente a donde se pretendía llegar, como si hubiese un fin, pero nadie sabe cual es.
    En estos dos párrafos, no hay objeción alguna, está todo perfecto, al menos a mi parecer, es un buen trabajo, en serio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intentaré trabajar eso del fin, porque a veces me pasa que creo que todo el mundo sabe lo que yo intento expresar y creo que ese es uno de mis grandes fallos a la hora de escribir. ¡Muchas gracias!

      Eliminar
  2. Lo que hace un sábado, y lo escalofriante que es el amor (en París).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ojalá ahora mismo bajo escalofríos en la torre Eiffel.

      Eliminar

Nulla dies sine linea. Con la tecnología de Blogger.
(still) © , All Rights Reserved. BLOG DESIGN BY Sadaf F K.