9.2.14

Efímera.

Era 
efímera
era
tan triste
que irradiaba 
belleza
era
surrealista;
daliniana.

Era
tanto
que se quedaba
pequeña
como Alicia en la casa 
del conejo blanco,
cosa que siempre me recordó 
a ella
por eso de soñar 
con lo imposible.

Se hizo
el silencio 
en sus labios:
mortales
hielo
y fuego.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nulla dies sine linea. Con la tecnología de Blogger.
(still) © , All Rights Reserved. BLOG DESIGN BY Sadaf F K.