3.2.14

Hipocondríaca.


Siempre he sido hipocondríaca. Me explico: creía que estaba enferma de todo lo anímico. Que no era por falta de tiempo, porque mi puto tiempo eras tú, y tus manos; con tanto vacío que gritar, que se tornaban mudas en cuanto las rozaba. Achácalo más bien a una no-carencia imaginaria de amor, o a la ironía del desamor que me falta.

Hoy venía a escribirte algo largo, como cuando Octubre desvariaba acerca de sus románticas muertes -carecía de límites y gozaba de infinitos escenarios, ¿recuerdas? "No voy a salir de la cama porque he decidido morirme"-pero el reloj sigue atrapando segundos entre sus dos agujas asesinas

y a mí aún me quedan muchas palabras por gritar(nos).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nulla dies sine linea. Con la tecnología de Blogger.
(still) © , All Rights Reserved. BLOG DESIGN BY Sadaf F K.