20.2.14

Transatlántico.

Practiquemos el transatlanticismo de columnas vertebrales
para acabar estrellándonos en el kilómetro cero del otro
como putas olas en tempestad de sentimientos.


Me pidieron que bajase de aquella montaña rusa para contar mi historia
ajenos a que mi historia era aquella montaña rusa,
llena de finales en punto y coma
y de principios en coma suspensiva
-quizás os imaginéis el golpe que recibía
cada vez que acababa un capítulo-.

Y tú, llegaste y me desordenaste en prosa
para que no pudiese reescribirme en verso
ni hacer una comedia de mis actos;
supongo que te pareció una buena idea aquello
porque a todas les habías partido el corazón, pero a mí las palabras
y no supe qué hacer sin un precipicio metafórico al que asomarme
y no supe decidir
y no supe ser invierno, ni verano.

Y no supe maniobrar para escapar de mí misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nulla dies sine linea. Con la tecnología de Blogger.
(still) © , All Rights Reserved. BLOG DESIGN BY Sadaf F K.