23.3.14

Minucias tan ínfimamente grandes.

Hemos plasmado momentos de felicidad etérea en papel barato,
a los que unos llaman fotografía;
y nos hemos hundido en esta miseria que ni siquiera se cura con ibuprofeno
a los que otros llaman amor;
y pretendemos mantenernos a flote.


Soy
funámbula de tus manos
con emociones a bajo cero, entumecidas,
con sentimientos de montaña rusa en picado
lamiendo mantequilla de un cuchillo
por no lamerme las heridas.

Eres
eres tan tú, si estoy contigo
nosotros, cuando estamos distantes
agujero de bala en el pecho, cuando no hay palabras.

Y es que hay "érase una vez" que son imposibles:
nunca conocerás al poeta que érase una vez dejó de escribir al amor
o al Saturno que érase una vez ya no tenía anillos.

Al laberinto interior que érase una vez tuvo salida a la primera
a la yo que érase una vez ya no se hizo daño a sí misma.

2 comentarios:

  1. Yo nunca he creído en los érase una vez.

    (Pero esto es tan bonito que igual cambio de opinión).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay érase una vez en los que merece la pena creer, y tú eres uno de ellos.

      Eliminar

Nulla dies sine linea. Con la tecnología de Blogger.
(still) © , All Rights Reserved. BLOG DESIGN BY Sadaf F K.