3.8.14

Heridas de animal.


Yo también sé ser animal,
también sé hacerme heridas
y también sé huir dentro de mí.
Sé ponerme trampas y caerme en ellas,
cerrarme los ojos y dejar de confiar en mí misma,
darme un beso para después ponerme los cuernos con mi otra mitad.

Sé bailar con mis demonios e incluso me he acostado con ellos;
sé empujarme, caerme y volverme a levantar con la misma mano con la que he tirado la piedra y he escondido,
no por cobardía,
sino por si se me ocurre levantarla y gritar que quiero volver a hundirme en ti y tocarte fondo,
porque el mío ya lo he alcanzado pero no tengo fuerzas
ni ganas
ni sueños
para subir.

Sé cortarle la cabeza al lobo para luego dejarme morder por ella,
elegir un miedo y enamorarme de él;
pero no contar una historia y que nosotros no seamos los protagonistas.

Sé necesitarme y aun así tener tanto orgullo como para darme la espalda, 
porque no quiero verme cayendo sin poder hacer nada por salvarme.
Sé odiar más alto que ninguna y hacer más daño que todas juntas por puro egoísmo,
por puro rencor,
y aun así sigo apartando a personas de mi lado porque no quiero ser la causa que hunda sus cimientos
y encabece una larga lista de problemas.

Quizás solo sea que estoy demasiado asustada.
o quizás que sé cómo duele una herida de bala sin curar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nulla dies sine linea. Con la tecnología de Blogger.
(still) © , All Rights Reserved. BLOG DESIGN BY Sadaf F K.