17.9.14

La cordura que me debes.


Contabilizar. Izar. Izar la bandera blanca y firmar la paz de nuestra guerra, de la mía propia. Firmar un pacto en el cual acordemos que aunque la canción se acabe, el viaje entre tu lengua y la mía siga su rumbo. Rumbo. Me has desnortado la brújula y ahora no encuentro el mío, por eso visto de rojo. Rojo corazón. Rojo con razón. Rojo con la razón de que sea conmigo con quién te choques aun si buscas entre los secretos de otra. Rojo con la condición de ser la única que te pague con versos y te hunda las palabras en el pecho. Echar el ancla en ti y que te conviertas en mi puerto y todas mis puertas. Puertas tras las que esconderme. "¿De qué?", preguntas. "De quién", respondo. 

He hecho un mapa de mi interior. Sé dónde están todos mis puntos débiles pero a veces olvido que soy la misma que grita y sujeta la mordaza. Todavía no he pedido el rescate.

Estoy esperando a que llegues tú con toda la cordura a pagar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nulla dies sine linea. Con la tecnología de Blogger.
(still) © , All Rights Reserved. BLOG DESIGN BY Sadaf F K.