1.9.14

No sienten pena.


Tengo una canción guardada detrás de las costillas que me ha escuchado llorar cien veces por ella. No siente ninguna pena por mí.

Tengo un poema enredado en la garganta que me ha escuchado recitarlo mil veces en ventanas cerradas y habitaciones vacías. No siente ninguna pena por mí.

Tengo un abrazo viejo metido en las dos mangas del único abrigo que calienta, y aunque me asfixie como pez fuera del agua, no siente ninguna pena por mí.

Tengo dos besos en las mejillas que tiran hacia abajo cada vez que intento mostrar una mísera sonrisa. No sienten ninguna pena por mí.

Tengo las caricias que un día convirtieron en luna mi piel y en cráteres todos mis lunares. Ahora solo se limitan a destrozar las barreras que tanto me esmeré en construir y no sentir pena alguna por mí.

Tengo las espinas de una rosa, los escombros de una ruina y la sequía del lago en el que se han ahogado todas las palabras de arrepentimiento nunca pronunciadas. Ni quieren, ni deben, ni sienten pena por mí.

Tengo una visita en mi portal que hace que tropiece cada vez que quiero cerrarle la puerta en los labios para no poder besar algo que nunca fue. Lo sigue intentando porque no siente ninguna pena por mí.

Tengo un recuerdo en todos los días del año, en todos mis calendarios, que sabe que pierdo la cabeza por él y es para el único que voy a abrirme de piernas.

Y ese,
ese,
sí que no siente ninguna pena por mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nulla dies sine linea. Con la tecnología de Blogger.
(still) © , All Rights Reserved. BLOG DESIGN BY Sadaf F K.