21.10.14

Bocas sucias.


Ahora a todo lo llaman desamor, ¿has oído, amor?
El desamor sale en los medios y se filtra en nuestra mente como la lluvia entre mis costillas.

Si no baila, es desamor
si él no la entiende, es desamor
si me gusta alargar mis manos hacia mis pestañas
tocarlas
y notar el maquillaje de hace cuatro horas;
es desamor hacia mí misma.

Tal vez a los que hablan de esto nunca se les haya enganchado una persona a la arteria aorta,
ni hayan descubierto de repente un inquilino en su estómago,
o las huellas de alguien que olvidó andar descalzo en cada propio punto cardinal.

Probablemente a los que hablan de esto nunca se les haya roto un vaso,
ni un plato,
ni una sonrisa,
y por eso desconocen la forma de los objetos cuando pierden su función;
tal vez nunca hayan intentado unir con saliva los restos de algo que nunca fue
pero que pudo haber sido.

Las personas que hablan de desamor todavía no han tenido que hacerse una resonancia
para saber si están vivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nulla dies sine linea. Con la tecnología de Blogger.
(still) © , All Rights Reserved. BLOG DESIGN BY Sadaf F K.