11.11.14

Su señoría.


Pero señoría, tengo razones para declararme culpable. Y no son pocas, créame. Le invito a pasar una noche debajo de mi esternón, o podemos tomar el té sobre mis pestañas; así se dará cuenta del animal que soy.
Señoría, he vivido mucho tiempo en la piel del cordero y sé mentir desde detrás de los ojos. 
Señoría, parece olvidar que no necesito la luna llena para sacar mis colmillos.
Señoría, he visto a madres taparle los ojos a sus hijos cuando yo pasaba. He hecho tomar psicofármacos a psiquiatras. En mi torre de Babel las lenguas se separaron huyendo de lo que intentaba decirles. 
Señoría, que yo no soy fuego
ni hielo,
sino la piedra que da el golpe final y deja sangrando.
Dígame, su señoría, por qué no tengo derecho a firmarme la sentencia.
Porque a pesar de todo, me quiero más que a ninguna.
Porque enciérrenme entre otros barrotes, que ya estoy harta de verme las rejas.

Señoría.

5 comentarios:

  1. Increíble se queda corto. Ahora a todo le llaman arte pero realmente escribir lo que tu escribes y como lo escribes, eso es arte en estado puro. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este tipo de palabras significan para mí mucho más de lo que parece, así que muchísimas gracias.

      Eliminar
  2. Me encantan tus poemas! Yo también compongo (si puedes echarles un vistazo y darme tu opinión te lo agradecería de corazón) Me estoy estrenando en este mundo y bueno :) Buena suerte porque tienes mucho talento!

    ResponderEliminar

Nulla dies sine linea. Con la tecnología de Blogger.
(still) © , All Rights Reserved. BLOG DESIGN BY Sadaf F K.