8.3.15

Poema número uno.

Se rompieron las cuerdas que usaban para hacerme su marioneta. Me aferré a ti como a un clavo ardiendo. Supliqué por unos labios que parasen el recorrido del veneno deslizándose por mi piel. Grité pidiéndole a tus manos que no me dejaran desvanecerme entre unas sábanas que no fuesen las tuyas. Eras lo único que podía salvarme de la mirada de reproche que me ofrecía la chica del espejo; a veces mujer, a veces niña, pero siempre igual de frágil. Caí sobre mis propias rodillas y no pude más que observar, muda e insensible, cómo nadie preguntaba qué era toda aquella sangre resbalando.


Al despertar, sentía todas las piezas rotas en mi pecho y el dolor de unos pulmones que trataban de unirlas. Un bombardeo constante de ataques suicidas con el único objetivo de ahogarme en mis propios errores. Errores que mi mente se esforzaba en recordarme cada fin de mes, como si quisiera cobrarse la tortura de tener que pertenecerme. 

Mi primera palabra fue luz y ahora ni siquiera soy capaz de encontrarla. El camino está oscuro y ando descalza, pero no le tengo miedo al lobo. Mis colmillos son más largos, más afilados y dudaré menos en usarlos. Soy la presa vengativa que se cansó de intentar ser cazada. El cordero con piel a prueba de balas, la pieza derrocada del tablero. La princesa que nunca supo escapar de la torre. La ciega enamorada de la piedra con la que se tropieza, del fuego en la garganta, de los cristales rotos; de ver cómo el reloj asesina los minutos en los que no estoy contigo, de ver la belleza de la rosa en la espina y pensar, a pesar de todo, que te necesito para que cicatricen las que llevo clavadas.

Tengo las alas rotas,
pero las cargo con orgullo a la espalda.

8 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Ay, es genial volver aquí y encontrarme cosas así. Espero poder actualizar esto más a menudo, si mi inspiración lo permite.

      Eliminar
    2. Un poco lejos me fui. Pero permitirme decir que tu inspiración es de las mejores cosas que leí, y salga lo que salga es bonito

      Eliminar
  2. Me gusta creer que somos cúmulos de errores y heridas de los que sentirse orgullosos.
    Me gusta tu forma de escribir porque puedo recrearme en imágenes mentales de tus escritos, de tan vivos que son.

    ResponderEliminar

Nulla dies sine linea. Con la tecnología de Blogger.
(still) © , All Rights Reserved. BLOG DESIGN BY Sadaf F K.