5.9.15

Quiero mucho más

Y de repente
son las dos de la mañana de un jueves
y echas de menos tu pelo corto,
que te hiciera cosquillas en el cuello,
porque ya nadie se atreve a explorar tus vértices;
y eres consciente de que pasa el tiempo
como quien es consciente de que fuera está lloviendo o se quema algo en la cocina
(o las dos cosas)
y te hurgas un poco por dentro para buscar esa palanca que da marcha atrás
y tras comprobar que no existe pruebas la marcha atrás manual
pero no eres ningún coche,
no estás hecha de engranajes
sino de sangre y tejidos y un órgano debajo de tu pecho izquierdo que supura sobre el papel,
y te retuerces sobre él
maldices y te desangras y trasnochas y pides auxilio
todo sobre ese papel.

Porque el día en el que te crearon, tus padres no estuvieron muy inspirados a la hora de darte la voz
y no puedes gritar alto
así que tu revolución la dictas sobre un folio en blanco;
porque al igual que te regalaron unas piernas largas y unos labios gruesos,
no fuiste obsequiada con otro don que no fuera observar las letras, sílabas y palabras que acabas de escupir y decirte:

"cariño,
no hay desastre más bonito que el tuyo".


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nulla dies sine linea. Con la tecnología de Blogger.
(still) © , All Rights Reserved. BLOG DESIGN BY Sadaf F K.